Servicios

escuela canina

Eligiendo guardería canina.

by Marcelo Vinales |23/11/2016 |0 Comments | Servicios

Nada más bello que la época de vacaciones, ese momento del año que tanto esperamos, cuando nos liberamos finalmente del trabajo y, por una cierta cantidad de días, podemos andar en ojotas, despreocupados, disfrutando del clima estival. A veces basta con quedarnos en casa, otras veces tenemos la posibilidad de viajar solos, con familia, pareja o amigos. Aunque en muchas oportunidades también pensar en tomarnos vacaciones se torna en un dolor de cabeza, porque tenemos que separarnos de nuestra mascota y, para colmo, no sabemos qué hacer con ella.

No todos cuentan con la posibilidad de que un amigo o algún familiar cuide de su perro durante unos días, entonces es cuando se plantea la posibilidad de dejarlo en una guardería canina. Sí, hay gente a la que no le gusta para nada la idea, porque no saben con quiénes lo dejan o dónde, pero a veces no queda otra opción que buscar una residencia para mascotas para poder irnos tranquilos sabiendo que lo dejamos al cuidado de gente profesional.

Existen todo tipo de guarderías caninas, desde las más pequeñas y simples, ubicadas en los barrios de la ciudad, hasta las más grandes, alejadas de los centros urbanos, que cuentan con mucho espacio verde. Pero lo cierto es que a la hora de elegir una residencia canina para dejar al perro en las vacaciones las recomendaciones son importantísimas. El boca a boca es un buen principio para saber si nuestra mascota estará a gusto los días que dure nuestro viaje. Claro que no siempre conocemos gente que nos pueda recomendar un lugar idóneo, así que se puede consultar con veterinarios o adiestradores caninos para saber si conocen alguno seguro. Si no solo queda sentarse frente a la pantalla y recorrer los recovecos de la Red en busca del lugar adecuado.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una guardería canina? No solo el precio que nos costará; por supuesto primero tenemos que saber si aceptan a nuestro amigo de cuatro patas. No todas las guarderías aceptan todo tipos de perros; algunas no trabajan con perros grandes, otras prefieren no hacerse cargo de perros agresivos. ¿Hay que llevarle comida o la tiene incluida dentro del valor total? ¿Qué más ofrecen, peluquería, paseos, actividades recreativas con los demás huéspedes? ¿Tienen atención veterinaria en caso de un imprevisto? Si duermen en caniles, ¿estos cuentan con techo?, ¿son individuales?

De todas maneras, más allá de lo que nos pueden recomendar o de las referencias que da su página web o Facebook, lo más conveniente es tomarnos un rato para visitar las que hayamos elegido y, en base a lo que vemos, decidir qué guardería canina es la más adecuada para dejar a nuestro perro.

Revisar el lugar es importante porque al recorrerlo podemos conocer a quienes trabajan allí y verificar que esté bien cerrado y protegido, que sea seguro y que esté limpio, ¡fundamental! A veces aunque el lugar parezca chico o no tan atractivo, quienes lo atienden son gente que disfruta de la compañía de los animales y le brindarán mucho amor y cuidados durante nuestra ausencia, y eso vale mucho más que las mejores instalaciones para quedarnos tranquilos. La idea es que no solo nosotros disfrutemos de nuestras merecidas vacaciones, sino que el perro también pase una buena estadía en la guardería canina de nuestro agrado.