¿Cómo lidiar con un perro hiperactivo?

escuela canina

¿Cómo lidiar con un perro hiperactivo?

by Marcelo Vinales |20/10/2016 | Novedades

Si tenés un perro que no para un segundo, corre, salta y parece aburrirse todo el tiempo, es probable que estés frente a un perro hiperactivo. Claro que es difícil diagnosticarlo a la distancia, solo basándonos en unos pocos datos de su forma de actuar; para eso hay que observar cómo es su comportamiento diario y quizás consultar con un profesional del adiestramiento canino que seguro puede no solo detectar su hiperactividad, sino también saber qué hacer con ella.

Claro que no hay que confundir hiperactividad con la forma de actuar de un cachorro que pasa mucho tiempo durmiendo y que cuando despierta necesita gastar energía, o con la de un perrito que dejamos gran parte del día solo y que cuando llegamos a casa no sabe qué hacer para demostrarnos que está contento de vernos. A ver… ¿tu mascota come apurada y es capaz de atragantarse, corre en todo momento, salta cuando llega alguien y mientras permanece en el hogar y también cuando se va, y además mordisquea algunas cosas a su paso? Ok, si este es un comportamiento constante en tu amigo de cuatro patas, entonces es probable que se trate de un perro hiperactivo.

Es difícil conocer cuál es el origen de la hiperactividad en los perros. Quizás sea una particularidad del ejemplar, así nació, es su carácter; o tal vez se deba a que ésta es una característica típica de la raza en cuestión. Ésta es una razón más para saber que cuando estamos a punto de adquirir un cachorro, tenemos que informarnos bien cómo es la raza, para cerciorarnos de que se trata del perro adecuado para nosotros y de que vamos a ser capaces de darle todo lo que necesita en nuestro hogar. Una raza muy activa necesitará que sus dueños le dediquen tiempo para jugar, para cansarlos, y también una casa con amplios espacios para que pueda entretenerse.

Por supuesto, el ambiente en el que se desarrolle el animal también influye en su forma de comportarse. Cuando en la casa todos viven acelerados y alterados, es probable que la mascota también absorba esta ansiedad y se comporte en consecuencia.

No esperemos que nuestro perrito al que dejamos encerrado la mayor parte del día y al que no le prestamos atención no sufra de hiperactividad; si es así, resulta lógico que nos vuelva locos cuando lleguemos al hogar. Encierro, falta de atención y aburrimiento se traducen fácilmente en una necesidad de llamar la atención. Los perros necesitan gastar energía, pasear, estar al aire libre, interactuar con personas y, en lo posible, con otros animales. Necesitan cansarse, y para eso hay que sacarlos a pasear seguido, dejarlos que huelan, marquen territorio, observen todo a su alrededor y, quizás, con una correa larga también puedan dar unas vueltas sin sentirse del todo atados.

No hace falta enloquecer si tenés en tu hogar un perro hiperactivo, los educadores caninos pueden ayudar a mejorar esta conducta y darte herramientas para trabajar con tu mascota tanto dentro como fuera del hogar, para que la convivencia con nuestro perro sea lo más amena posible.