CORTE DE UÑAS: MANICURA PARA PERROS

Cuando firmamos el contrato invisible que acompaña la adquisición de una mascota, prometemos hacernos cargo de su bienestar. Al sumar a un perrito a nuestra familia, implícitamente acordamos cuidarlo, mimarlo y mantenerlo saludable. El corte de uñas está incluido, aunque a veces nos olvidemos de este detalle…

No todos los perros necesitan que les andemos atrás revisando sus uñas (¡que son un montón!). Los perros más activos y que pasan mucho tiempo en el exterior, que cazan, corren, hacen pozos y rascan árboles seguramente tendrán sus uñas bien limadas. También hay otros que se encargan de su higiene ellos mismos, y se las mastican hasta cortarlas.

Pero también tenemos muchos cánidos que son más sedentarios, que no tienen tantas posibilidades de ser un poco “salvajes” y que caminan siempre por el parqué y el mosaico, sin llegar a desgastarlas. Como las nuestras, las uñas de los perros crecen, a algunos más que a otros, y requieren revisión, porque andar en “puntas de pata” no es para nada cómodo. Incluso puede ser un poco peligroso, ya que se corre el riesgo de que las uñas se encarnen. Además, si nuestra mascota es de tamaño pequeña y le gusta mucho andar por arriba nuestro, trepándose por nuestro cuerpo, quedar todos arañados por una demostración de cariño les aseguro que no está en los planes de nadie.

El más complicado suele ser el mal llamado quinto dedo (en realidad es el primero), y es esta garrita la que a veces crece en demasía y puede encarnarse. Por eso es conveniente que en cada visita al veterinario, sea el profesional de la medicina canina quien revise sus cuatro patas y corte lo necesario.

Claro que no siempre vamos seguido a la veterinaria, por eso quizás lo mejor es que si mandamos a nuestro perro a bañarse a una estética canina, sean quienes lo bañen y lo perfumen dejándolo divino los encargados de la higiene de la mascota, cortando las uñas con pericia.

Por supuesto, también podríamos cortar sus uñas nosotros, con un alicate adecuado y con mucho cuidado. Las uñas claras son más sencillas que las oscuras. Las uñas negras requieren especial atención, ya que si tocamos los vasos sanguíneos es probable que nuestra casa se vuelva un baño de sangre. Las patitas de los perros sangran mucho si los lastimamos por accidente al cortar las uñas, así que si no estamos seguros de cómo hacerlo o tenemos miedo, mejor recurrir a un veterinario o a un peluquero canino que se encargue de la higiene y el cuidado de nuestra mascota.