Un juguete especial para tu perro

juguete de salir para perros

Un juguete especial para tu perro

by Marcelo Vinales |09/05/2017 | Novedades

Salís de tu casa con el corazón roto. Tu precioso perro se queda con ojos tristes, mirándote desconsolado porque sabe que te vas, aunque solo corras hasta el almacén a comprar el pan y tardes dos segundos en volver. Tenés que salir para el trabajo y tu mascota te vio calzarte y agarrar el bolso, y ya está cual arquero de equipo de fútbol tapándote la puerta. Te invitaron a salir y estás apuradísima, pero tu cachorro está colgado de la lámpara llamando tu atención para que no lo abandones. Sí, es medio difícil ser dueño de un perro, pero cuántas satisfacciones, ¿no? Sin embargo, el momento de salir del hogar y dejarlo solo no suele ser fácil, aunque quizás tengas uno de esos perros a los que les da lo mismo tu partida, y ni siquiera levantan la cabeza del sillón cuando desde la puerta les decís que debés marcharte.

Tal vez no sea la solución definitiva, pero el “juguete de salir” puede ayudarte a sortear el mal momento y hasta quizás cuando vuelvas no encontrás la casa en pedazos y tus zapatos preferidos mordidos o el sillón destrozado, porque ese es otro problema al que muchos dueños de perros se enfrentan cuando tienen que dejar al animal solo y uno de los motivos principales por los que los adiestradores caninos son contactados en estas épocas.

Es cierto que a muchos perros no les interesan los juguetes. No todos los cánidos tienen apetencia por el juego, pero si sos un afortunado cuya mascota se divierte con los productos de pet shop destinados a su entretenimiento, entonces quizás esto puede servirte: el “juguete de salir” puede ser un gran aliado.

Elegí el que te parece que más le va a gustar; puede ser de los que hacen ruido, los huesos de cuero, un peluche o un rollo de cartón. No importa cuál mientras sea especial, porque únicamente tenés que dárselo en el momento en que se queda solo. Esto no es inmediato ni es fácil, y claro que el juguete de salir no es un reemplazo de su familia, pero con el tiempo tu perrito entenderá que cuando se lo das es porque vas a volver pronto.

Por supuesto, a tu llegada, habrá que quitárselo, para que únicamente asocie ese juguete especial con tu ausencia como una compañía momentánea. Y claro que si el problema persiste, o si cuando llegas a tu hogar seguís encontrando el living como si hubiese pasado un tornado, la consulta al especialista en educación canina no debería hacerse esperar. Un adiestrador de perros será necesario para modificar ciertas conductas en el animal si el “juguete de salir” no logra cumplir su objetivo.