La maldita pirotecnia

adiestramiento canino

La maldita pirotecnia

by Marcelo Vinales |12/12/2016 | Novedades

Con la Navidad a la vuelta de la esquina y el fin de año no menos lejano, poner sobre el tapete el tema de la pirotecnia es una idea apropiada. No, acá no vamos a recomendar cuál es el mejor fuego de artificio, el más ruidoso o el que más luces produce. Al contrario, si bien pueden resultar atractivos y divertidos, a quienes amamos a nuestras mascotas estas fechas de festejo nos producen dolor de cabeza.

Imagínense que a mucha gente estos explosivos lúdicos le resultan estruendosos, así que es fácil ponerse en el lugar de los animales, que tienen un oído sensible, mucho más sensible que el de los seres humanos. Por eso es que es entendible que para muchos perros estas fechas celebratorias resulten infernales; ni que decirlo para sus dueños, que no saben qué hacer con ellos cuando el reloj da las doce.

Hay dueños de perros muy acostumbrados a que sus mascotas lloren de miedo, revuelvan todo para esconderse, rompan media casa en su intento para escapar del estruendo, o a que no salgan de debajo de sus piernas. No es tanto el problema si nos quedamos en casa a pasar las fiestas, aunque no es lindo verlos sufrir, pero el asunto es más grave cuando los dejamos solos; ahí sí no sabemos con qué nos podemos encontrar a nuestro regreso.

Dejar a un perro con miedo a la pirotecnia atado es un NO rotundo; mucho menos dejarlo en una terraza, donde hay posibilidades de que salte en un momento de desesperación. Lo ideal es acondicionar una habitación especial, sacar los elementos peligrosos y dejarlo allí con su tazón de agua y su plato de comida, y si es posible con algún sonido: la televisión o la radio encendida pueden ser buenas opciones. El sonido o la música harán que se amortigüen los ruidos del exterior.

Algo que también hay que tener en cuenta es el momento de entrar o salir; lo mismo corre si los tenemos que trasladar en las vísperas de Navidad o Año Nuevo, cuando muchos ya comienzan a hacer explotar la pirotecnia desde temprano: ¡jamás sacarlos sin collar y correa! Las fiestas de fin de año dejan estadísticas preocupantes de perros perdidos o accidentados.

Claro que mientras que muchas personas se indignan con la sola mención de la palabra “pirotecnia”, otros disfrutan de los fuegos de artificio. En estos casos el recaudo debe ser mayor, porque es común que los perros estén en medio mientras se lanzan cohetes y cañitas voladoras, mucho más si nuestros animales no tienen miedo ni les molestan las explosiones.

Las gotitas sedantes para perros con miedo no son una mala idea para los animales que se alteran mucho. En este caso es conveniente consultar con el veterinario para saber cuáles adquirir, cuál es el efecto que producirá, cuál la dosis necesaria según edad y peso, y también qué duración tendrá el calmante.

Ahora, ¿lo mejor? Decir que no a la pirotecnia, sumarse a las campañas en contra de la venta libre de pirotecnia y fuegos de artificio y, en el mientras tanto, intentar hacer lo más conveniente para nuestros perritos para que el momento de las explosiones sea más llevadero.