Pedigrí: ¿papeles?, ¿para qué?

pedigrí, papeles de perros

Pedigrí: ¿papeles?, ¿para qué?

by Marcelo Viñales |06/06/2017 | Novedades

“¿Papeles?, ¿y yo para qué quiero los papeles?”, se preguntan algunas personas que están a punto de adquirir un perro de raza mientras buscan información o van a los criaderos para elegir ese cachorro que les alegre el hogar. Y es cierto, mucha gente no necesita que su perro tenga papeles, porque creen que no les darán ningún uso en el futuro, pero la verdad es que si adquirimos un perro en un criadero canino serio, los papeles deberían venir junto con el animal.

Muchos criaderos de perros juegan con este tema. Aseguran tener los papeles de sus cachorros, pero a la hora de entregárselo al nuevo dueño, los ofrecen por un módico precio extra, cosa que no debería suceder. En algunos establecimiento de cría y venta de perros de raza estos papeles ni siquiera existen, porque saben que son muchas las personas que desconocen del tema o que no les interesa el certificado, y sin bien estos criaderos pueden ser “legales”, porque están registrados, en este caso no están haciendo las cosas bien.

El primer paso de un criadero canino serio es estar registrado en la Federación Cinológica Argentina (o la del país correspondiente). Luego registrar a sus animalitos, los que serán los padres de las criaturas, digamos. En el caso de que una perra quede preñada, este hecho debe ser denunciado en la Federación, y cuando nacen los cachorros, también se anota la lechigada; es en este momento en que cada cachorrito recibe el certificado de pureza con sus datos perrunos, los famosos “papeles”, que no son más que el documento de identidad de cada perro.

No, la falta de estos papeles no inhabilita al perro a entrar a un club nocturno, a pasar por la aduana o a votar, ni siquiera a amar menos a sus dueños, pero son importantes en otros sentidos. Ya que pagamos una fortuna nuestro cachorro, porque tiene pedigrí, es importante saber que lo que nos dijeron en el criadero es verdad, que sus padres son realmente sus padres, que no hubo cruzas extrañas en su pasado, y aunque no vaya a participar jamás de uno de los torneos oficiales de belleza que se suelen realizar con el aval de esta entidad oficial, es bueno que el perro esté registrado a nuestro nombre.

Sí, nuestra mascota no es un auto ni una mercancía de intercambio, pero los perros que figuran en la Federación Cinológica deben ser “transferidos” a los nuevos dueños. Este es un trámite sencillo, que lleva poco tiempo y no cuesta demasiado caro. Al realizarlo, el perro queda anotado a nuestro nombre y nos entregan su certificado de pureza y su árbol genealógico, para conocer quiénes fueron sus padres, de qué criaderos provienen y también si hay algún campeón en su familia.

¿Para qué más sirven los famosos papeles? Si queremos en un futuro cruzar a nuestro perrito con otro que también sea de pura raza, es importante saber que no tienen parientes en común, para que los futuros cachorros nazcan sanitos y tan adorables como sus padres.

¿Dudas al respecto? En KontrolCan ofrecemos un servicio exclusivo de ayuda a quienes deseen adquirir un perro de raza, brindando asesoramiento en cada paso del proceso. ¡Consultanos!

Foto dehttp://darrenthorpe.com/photoktsj/wallpaper-dog