Perros, el mejor test de embarazo.

educacion de cachorros

Perros, el mejor test de embarazo.

by Marcelo Vinales |02/11/2016 | Novedades

Mucha gente no puede creer que los perros son uno de los mejores test de embarazo que existen. Es que sí, cuando los animales se dan cuenta de que una mujer está embarazada comienzan a comportarse raro a su alrededor, aunque al principio no se entienda el motivo. Luego, seguro vendrá el test casero y después una visita al médico que confirme la buena noticia: ¡la familia se agranda!

Aunque los perros por supuesto esto no lo entienden, ellos intuyen el cambio, las hormonas femeninas revolucionadas llaman su atención y hacen que comiencen a actuar de diferentes maneras. ¿Cuál puede ser el comportamiento del perro ante un embarazo?

Hay perros que se alejan de la mujer, por ejemplo, y algunos que no hacen más que llamar la atención, como muchas veces sucede cuando un niño se entera que va a tener un hermanito y no termina de asimilar la idea. Los animales comienzan a actuar de manera distinta a la habitual, se ponen “de mal humor”, rompen cosas o tienen actitudes distintas a su normal comportamiento no solo con la embarazada, sino también con el resto de los integrantes de la familia.

Por otra parte, está el perro que se convierte en la sombra de la mujer, la acompaña a todos lados, la busca, reposa su cabeza en sus rodillas, cerquita de la panza, o busca la forma de no alejarse, acostándose siempre cerca de ella. Aun cuando la barriga todavía no haya aparecido, los animales se acercan de manera curiosa a investigar esa zona del cuerpo.

Los que son padres saben que tener hijos no es para nada fácil, y en algunos casos recibir un bebé cuando ya se tiene un perro (que usualmente es el mimado de la casa) puede resultar complicado si no se sabe cómo manejar la situación. Pero claro, el niño que está por llegar al mundo nos da nueve meses de ventaja, así que tanto los padres como las mascotas se pueden hacer a la idea de que tendrán un nuevo integrante en el hogar.

La convivencia entre un perro y una embarazada es sencilla si se toman los recaudos necesarios, en especial para proteger la panza. Algunos animales son torpes o brutos, por lo que hay que cuidarse de los golpes y los empujones. Los que se transforman en sombra pueden resultar cansinos de tanto pegoteo, pero son inofensivos, a menos que se tornen en perros sobreprotectores de la panza. Muchos animales toman este rol, en especial los perros alfa; está por ingresar un nuevo miembro en la manada y ellos se sienten responsables de su cuidado, ya que se tratará del eslabón débil, por lo que es normal que con este tipo de perros sea difícil que alguien se le acerque a la embarazada sin que él se ponga alerta, algo que termina dificultando la convivencia.

Muchas veces la consulta con un adiestrador canino es ideal en estos casos, porque será quien nos ayude a trabajar con el perro para que se sienta también parte del suceso venidero y para que, paulatinamente, se vaya adaptando al cambio que tendrá lugar cuando el bebé llegue a alegrar el hogar.