perros gerontes

comederos elevados para perros

El accesorio fundamental para los perros XXL

by Marcelo Vinales |04/07/2017 |0 Comments | Novedades | , , , , , ,

Desde hace un tiempo se ven en casi todas las veterinarias y pet shops, en un solo modelo o en varios; es común encontrarlos rodeados entre los más simples y ya conocidos. ¿De qué hablo? De los comederos elevados para perros. Son muy similares a los típicos platos para la comida perruna, o para colocar el agua, pero tienen la peculiaridad de tener más altura.

Mientras que algunos son para colgar en la pared y regularlos a la altura de nuestra mascota, otros ya vienen en soportes simpáticos que elevan el plato a unos cuantos centímetros del suelo. Incluso muchos vienen dobles (para comida y agua), y otros parecen mesitas, con el comedero y el bebedero incluido, que facilita colocarlos en algún rincón del hogar de forma disimulada y estética.

La verdad es que no importa mucho el modelo, lo importante del caso es que estos comederos elevados no son una simple moda, sino que responden a varias cuestiones fundamentales de salud canina. Estos accesorios son muy importantes para los perros grandes. ¿Por qué? Si bien los perros pueden comer en cualquier posición cuando tienen hambre, es ideal que si no van a comer acostados, con el platito entre sus patas delanteras, entonces lo hagan de una forma que no les cause ni esfuerzo ni estrés.

Cuando un perro come rápido y casi sin masticar, y a eso sumamos el cuello estirado para alcanzar el suelo, se facilita la entrada de aire al estómago. Esto no es bueno para ningún animal, menos para los perros de tamaño XXL, porque es factible de terminar en lo que se conoce como “torsión de estómago”, que puede poner en riesgo su vida si no se acude con celeridad al veterinario.

Tener la comida cerca del hocico elimina el esfuerzo, el estrés y ayuda a la posterior digestión. Por eso los comederos elevados para perros son de tanta utilidad, y toman relevancia también en la vida diaria de los cánidos con problemas de huesos y articulaciones y en la de los perros gerontes.

Quizás estos accesorios caninos cuesten un poco más de dinero que los comunes o no se consigan con tanta facilidad en la tienda de mascotas amiga. No importa, en un vivero se puede conseguir algún porta maceta que nos sirva de comedero elevado, o siempre se puede mandar a construir a un herrero o a un carpintero o a algún familiar con dotes artesanas un soporte a medida para el tamaño del plato y la talla justa de nuestra mascota.